Eva Perón (Evita Perón), mujer coraje

Esta mujer presenta una de las biografías más apasionantes de la historia de argentina.

Eva Perón foto perfil

Eva Perón nació en pueblo llamado Los Toldos, perteneciente a la provincia de Buenos Aires. Sucedió el 7 de mayo de 1919. Eva era la menor de una familia de cinco hermanos. Cuando contaba con una edad de 7 años, asistió al fallecimiento de su padre, fue en esa época cuando la familia tomó la decisión de mudarse a Junín. Permanece en ese pueblo hasta que cumple 15 años y decide mudarse a Buenos Aires, allí se enfoca en la rama del teatro y la radio. En 1944 conoce al coronel Juan Domingo Perón en un festival solidario. Los que los conocieron dicen que fue un flechazo y dos años después ya estaban casados.

En febrero de 1946 Perón es nombrado presidente, en parte gracias a una campaña política en la que su esposa, Eva Perón había tenido mucha importancia.

Los inicios en política

Eva Perón y su discurso

El trabajo de Eva Perón como primera dama (Evita, como la llamaban las clases populares) se enfocaba en aspectos sociales, creo hospitales, hogares para madres solteras, ancianos, también escuelas etc.  Se involucraba en casusas sociales y organizaba todo tipo de eventos para recaudar dinero para los más necesitados. Además, Eva era un referente pues venia de formar parte de un sector muy humilde de la población y prestaba especial atención a las clases más vulnerables.

En lo referente a su aspecto político se centró en la rama feminista del Peronismo, captando la atención y simpatía de un gran sector de las mujeres argentinas. En 1949 fundó el Partido Peronista Femenino promoviendo medidas como la de una mayor integración y visibilidad de la mujer en el ambiente laboral.

Eva era una mujer con un gran carisma y vocación, adquiriendo gran popularidad entre las clases obreras a los que ella nombró como sus “descamisados”. A pesar de esto, nunca aceptó ningún cargo oficial, decantándose por una política social desde la fundación que había creado. En 1951 fue propuesta como vicepresidenta, pero renunció a esta candidatura el 31 de agosto, el que es conocido como el Día del Renunciamiento.

El amargo final

En uno de los momentos en el que gozaba de más popularidad le fue detectado un cáncer de útero que de manera casi fulminante puso fin a su vida y al mismo tiempo a una parte de la historia de argentina ya que sin ella, el peronismo nunca más volvió a gozar de ese éxito y popularidad.

Murió el 26 de julio de 1952 con tan solo 33 años de edad. Recibió honores oficiales y fue velada en el Congreso de la Nación y en la Central Sindical.

Ha sido, sin lugar a duda una de las figuras políticas más importantes de argentina y recibió numerosos honores y reconocimientos multitudinarios, sin antecedentes en este país.